31 Entonces los demonios suplicaron:
—Si nos echas afuera, envíanos a esa manada de cerdos.