29 Entonces él les tocó los ojos y dijo: