11 Ustedes, gobernantes, toman decisiones con base en sobornos;
ustedes, sacerdotes, enseñan las leyes de Dios solo por dinero;
ustedes, profetas, no profetizan a menos que se les pague.
Sin embargo, todos alegan depender del Señor
.
«Nada malo nos puede suceder —dicen ustedes—
porque el Señor
está entre nosotros».