8 Yo, en cambio, estoy lleno de poder,
lleno del Espíritu del Señor
.
Estoy lleno de justicia y de fuerza
para denunciar con valentía el pecado y la rebelión de Israel.