13 «¡Levántate y aplasta a las naciones, oh Jerusalén!
—dice el Señor
—.
Pues te daré cuernos de hierro y pezuñas de bronce,
para que pisotees a muchas naciones hasta reducirlas a polvo.
Presentarás al Señor
las riquezas mal habidas de esas naciones,
sus tesoros al Señor
de toda la tierra».