4 Todos vivirán en paz y prosperidad;
disfrutarán de sus propias vides e higueras
porque no habrá nada que temer.
¡El Señor
de los Ejércitos Celestiales
ha hecho esta promesa!