5 Aunque las naciones que nos rodean sigan a sus ídolos,
nosotros seguiremos al Señor
nuestro Dios por siempre y para siempre.