7 Los que son débiles sobrevivirán como un remanente,
los que fueron desterrados volverán a ser una nación poderosa.
Entonces yo, el Señor
, desde Jerusalén
gobernaré
como su rey para siempre».