5 No confíen en nadie,
¡ni en su mejor amigo, ni siquiera en su esposa!