9 Así que oramos a nuestro Dios y pusimos guardias en la ciudad día y noche para protegernos.