9 Luego Nehemías, el gobernador, Esdras, el sacerdote y escriba, y los levitas que interpretaban para el pueblo dijeron:
—¡No se lamenten ni lloren en un día como este! Pues hoy es un día sagrado delante del Señor
su Dios.
Pues todo el pueblo había estado llorando mientras escuchaba las palabras de la ley.