3 Al toque de ambas trompetas, todos deben reunirse ante ti a la entrada del tabernáculo;