30 —No, no iré —respondió Hobab—. Debo regresar a mi propia tierra y a mi familia.