34 Cada día, mientras continuaban su viaje, la nube del Señor
se mantenía en el aire sobre ellos.