35 Siempre que el arca salía, Moisés gritaba: «¡Levántate, oh Señor
y que se dispersen tus enemigos! ¡Que huyan ante ti!»;