33 Pero mientras se saciaban de carne —cuando aún estaba en sus bocas— el enojo del Señor
se encendió contra el pueblo y los castigó con una plaga muy grave.