39 Después, cuando Moisés comunicó las palabras del Señor
a todos los israelitas, se llenaron de profundo dolor.