15 Los israelitas de nacimiento y los extranjeros son iguales ante el Señor
y están sujetos a los mismos decretos. Esta es una ley perpetua para ustedes; tendrá que cumplirse de generación en generación.