1 La vara de Aarón brota
Entonces el Señor
le dijo a Moisés:
2 «Diles a los israelitas que te traigan doce varas de madera, una por cada jefe de las tribus de los antepasados de Israel, y escribe el nombre de cada jefe en su propia vara.
3 Escribe el nombre de Aarón sobre la vara de la tribu de Leví, pues debe haber una vara por cada jefe de tribu patriarcal.
4 Coloca las varas en el tabernáculo delante del arca que contiene las tablas del pacto,
donde me encuentro contigo.
5 Entonces, de la vara del hombre que yo elija saldrán brotes y finalmente pondré fin a las murmuraciones y a las quejas de este pueblo en contra de ustedes».
6 Así que Moisés dio las instrucciones al pueblo de Israel, y cada uno de los doce jefes de las tribus, incluido Aarón, llevó una vara a Moisés;
7 Entonces Moisés colocó las varas en la presencia del Señor
en el tabernáculo del pacto.
8 Al día siguiente, cuando Moisés entró en el tabernáculo del pacto, encontró que la vara de Aarón, que representaba a la tribu de Leví, ¡había retoñado, echado brotes, florecido y producido almendras maduras!
9 Después que Moisés sacó todas las varas de la presencia del Señor
, las mostró al pueblo y cada hombre tomó su propia vara.
10 Entonces el Señor
le dijo a Moisés: «Pon la vara de Aarón permanentemente delante del arca del pacto
para que sirva de advertencia a los rebeldes. Esto deberá poner fin a las quejas contra mí y evitará más muertes».
11 Y Moisés hizo lo que el Señor
le ordenó.
12 Entonces el pueblo de Israel le dijo a Moisés: «¡Estamos perdidos! ¡Moriremos! ¡Estamos arruinados!
13 Cualquiera que tan siquiera se acerque al tabernáculo del Señor
morirá. ¿Acaso estamos todos condenados a morir?».