15 »Todo primer nacido, sea humano o animal, que se ofrece al Señor
, será tuyo; pero siempre tendrán que redimir a los primeros hijos varones y a las primeras crías de los animales ceremonialmente impuros.