13 El que toque un cadáver y no se purifique de la debida manera contamina el tabernáculo del Señor
y será excluido de la comunidad de Israel. Ya que no se roció con el agua de la purificación, su contaminación continúa.