4 Entonces el Señor
le dictó a Moisés la siguiente orden: «Detén a todos los cabecillas y ejecútalos delante del Señor
, a plena luz del día, para que su ira feroz se aleje del pueblo de Israel».