28 De lo que le pertenece al ejército, entreguen primero la porción del botín que le corresponde al Señor
: uno de cada quinientos prisioneros, así como del ganado, de los burros, de las ovejas y de las cabras.