10 Cada sacerdote puede quedarse con todos los donativos sagrados que reciba».