5 La gente de Samaria tiembla de miedo
por lo que pudiera ocurrirle a su ídolo, el becerro en Bet-avén.
El pueblo está de luto y los sacerdotes se lamentan
porque la gloria del ídolo será quitada.