7 Pues mi pueblo está decidido a abandonarme.
Aunque me llaman el Altísimo
no me honran de verdad.