5 Yo te cuidé en el desierto,
en esa tierra árida y sedienta;