1 La esposa de Oseas es redimida
Entonces el Señor
me dijo: «Ve y ama otra vez a tu esposa, aun cuando ella
comete adulterio con un amante. Esto ilustrará que el Señor
aún ama a Israel, aunque se haya vuelto a otros dioses y le encante adorarlos».
2 Así que la recuperé pagando quince piezas de plata,
doscientos veinte kilos de cebada y una medida de vino.
3 Entonces le dije: «Tienes que vivir en mi casa por muchos días y dejar la prostitución. Durante este tiempo no tendrás relaciones sexuales con nadie, ni siquiera conmigo».
4 Esto muestra que Israel estará por mucho tiempo sin rey ni príncipe, sin sacrificios ni columnas sagradas ni sacerdotes,
¡ni siquiera ídolos!
5 Pero después el pueblo volverá y se dedicará al Señor
su Dios y al descendiente de David, su rey.
En los últimos días, temblarán de asombro ante el Señor
y su bondad.