10 Hijo mío, si los pecadores quieren engatusarte,
¡dales la espalda!