32 Los labios del justo hablan palabras provechosas,
pero la boca de los malvados habla perversidad.