3 La honestidad guía a la gente buena;
la deshonestidad destruye a los traicioneros.