31 Si los justos reciben su recompensa aquí en la tierra,
¡cuánto más los pecadores perversos!