5 La honestidad dirige los pasos de los justos;
los perversos caen bajo el peso de su pecado.