1 Para aprender, hay que amar la disciplina;
es tonto despreciar la corrección.