28 El camino de los justos conduce a la vida;
ese rumbo no lleva a la muerte.