1 El hijo sabio acepta la disciplina de sus padres;
el burlón se niega a escuchar la corrección.