15 Una persona de buen juicio es respetada;
una persona traicionera va directo a la destrucción.