25 Los justos comen hasta quedar bien satisfechos,
pero el estómago de los perversos quedará vacío.