5 Los justos odian las mentiras;
los perversos son motivo de vergüenza y deshonra.