10 Cada corazón conoce su propia amargura,
y nadie más puede compartir totalmente su alegría.