18 Los simplones están vestidos de necedad,
pero los prudentes son coronados de conocimiento.