32 Los perversos son aplastados por el desastre,
pero los justos tienen un refugio cuando mueren.