5 El testigo honrado no miente;
el testigo falso respira mentiras.