1 La respuesta apacible desvía el enojo,
pero las palabras ásperas encienden los ánimos.