11 Ni la Muerte ni la Destrucción
ocultan secretos al Señor
,
¡mucho menos el corazón humano!