13 El corazón contento alegra el rostro;
el corazón quebrantado destruye el espíritu.