4 Las palabras suaves son un árbol de vida;
la lengua engañosa destruye el espíritu.