8 El Señor
detesta el sacrificio de los perversos,
pero se deleita con las oraciones de los íntegros.