9 El Señor
detesta el camino de los perversos,
pero ama a quienes siguen la justicia.