2 La gente puede considerarse pura según su propia opinión,
pero el Señor
examina sus intenciones.